Un violín Revolucionario. Violín Thomastik – Adolf Zinsstag

Un violín Revolucionario. Violín Thomastik – Adolf Zinsstag nos ha hecho una demostración de las capacidades sonoras de este curioso y diferente violín, construido siguiendo una intención de transformación y revolución del violín y su sonoridad.

Violín Thomastik. ¿la evolución del sonido en el violín?

El pasado 22 y 23 de Mayo de este año 2021, Adolf Zinsstag presentaba en Madrid, este curioso violín: Violín Thomastik, que pretende ser la (re)evolución de la cuerda frotada. Tuvimos la suerte de poder disfrutar de su visita en nuestra Escuela de LutheríaTaller de Luthería, para profundizar en los entresijos y secretos constructivos que dotan a este instrumento de cuerda frotada, de su peculiar sonoridad.

Un poco de historia: En 1911, el Dr. Franz Thomastik (1883-1951) presentó en Viena un tipo de violín completamente nuevo. Tras sus estudios de física y acústica, había desarrollado un método de construcción que debía purificar el tono del violín de todas las interferencias, golpes y ruidos, acercándose lo más posible a la voz humana.

Tras probarlo, lo primero que sorprende es su sonido. Dulce, oscuro, hasta podríamos decir que aviolado. Pero sobre todo, y por encima de todas las cosas, potente y poderoso. Pero, la pregunta es: ¿Cuáles son las claves que das a este violín su característico sonido?

Para empezar, las F se han reconvertido. Han dejado de tener su característica forma de F para ser otra cosa. Mucho más abiertas, su forma colocación, son las que permiten una salida del sonido desde el interior de la caja armónica tan “expansiva”. Pero es cuando echamos un vistazo al interior del violín, cuando encontramos su mayor diferencia.

El puente no tiene nada de convencional. Está fijado, y no apoyado. Su forma es completamente diferente, pero sobre todo, su mayor diferencia, es que las patas, perforan y se introducen dentro de la caja armónica, para pasar a ser parte estructural del interior del instrumento.

El interior ha dejado de ser una “cavidad” hueca con la que maximizar el volumen de aire para favorecer su función como caja de resonancia, para pasar a ser una estructura ocupara en su mayoría por una nueva forma de entender la “barra armónica”. Sin mas detalles o planos constructivos, poco más podemos decir, mas que la barra armónica parece ser doble, y cruza completamente el centro del instrumento longitudinalmente, y ocupa prácticamente toda la altura del interior del mismo. El puente como comentábamos, está anclado e incrustado en esta estructura, y es esta la que, con su vibración, produce el sonido. Las tapas y fondo del violín no están en contacto con la “barra armónica” por lo que la vibración de las mismas es completa y libre.

Adolf Zinsstagg (famoso violinista y profesor de este instrumento) es el quien, solo o acompañado con su cuarteto, desde 2018, se está dedicando a recorrer el mundo dando a conocer este peculiar instrumento, con la colaboración de luthiers de renombre.

Cuarteto Thomastik 1924

Pero lo mejor es escuchar su sonido de la mano del propio violinista